Lola Álvarez

Lola Álvarez se formó en la escuela de arte de Chelsea. En sus trabajos reúne el sentido de la composición heredado de su montañosa Suiza natal junto con la luz característica del Mediterráneo dónde habita y trabaja en la actualidad.

La artista recupera la esencia de la tècnica y la estética fotográfica realizando fotografías de Tintype, uno de los primeros métodos de Fotografía que se remonta a 1858. A partir de una mezcla de químicos que realiza la propia artista y una lente Pezval del año 1860, crea imágenes únicas que evocan los primeros revelados fotográficos.

Mi nombre es Lola Alvarez, que no debe confundirse con una de mis inspiraciones Lola Alvarez Bravo. Quien dijo una vez: “Si me convertí en fotógrafo es porque sabía de pintura, composición y manejo de la luz”. Estudiar en la escuela de arte de Chelsea me mostró cómo convertirme en pintora. Nacer y vivir casi toda mi vida en la Suiza montañosa forjó mi sentido de la composición. Y ahora trabajar en el Mediterráneo me da una mayor comprensión de la luz.

Me enamoré perdidamente de Tintype hace unos siete años. Necesitas mucha pasión y dedicación, porque el proceso es altamente especializado. Después de muchos años de estudiar en Nueva York, ayudando a grandes artistas como Geoff Berliner y Joni Sternbach, comencé a hacer mis químicos y a filmar Tintype en la cima de una montaña en el Mediterráneo. El momento más poderoso llegó, cuando tomé el primer retrato de mi hija Eva, todos los elementos se unieron y capturaron mágicamente su intensidad tranquila y su naturaleza elegante. Lloré de alegría porque como novicio el proceso es constantemente humillante y frustrante. Pero los pequeños triunfos superan todas las muchas decepciones. Esta es mi impresión favorita no solo porque es una de las primeras latas exitosas, sino porque hay una pura honestidad en la composición que refleja su personalidad.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin