Albert Pinya expone su nueva colección de obras ARTEFACTOS, VOCABLOS Y NIÑOS en la Iglesia del Claustro de Santo Domingo en Pollença

Algunas consideraciones sobre la permanencia (de la pintura) en tiempos de tecnobarbarie.

El tiempo de la pintura implica siempre una nueva definición. La pintura ha conseguido migrar de cuerpo para acercarse a lo performático, a lo objetual o a lo electrónico, hasta reencarnarse en pintura desde otros medios. Remarcando su carácter híbrido y complejo en la contemporaneidad.

La propuesta que presenta Albert Pinya (Palma, 1985. Premio AECA ARCOmadrid de la asociación española de críticos, 2014) plantea un monólogo/reflexión sobre la permanencia, de la pintura, articulado desde la perspectiva de la escultura y del sonido.

La intervención sonora que complementa y completa la instalación está realizada por el popularmente conocido Niño de Elche.

Además, cuenta también con los escritos de los pintores Rafa Forteza (Palma, 1955), Pep Girbent (Sóller, Mallorca, 1966) y Nicholas Woods (Lynchburg, Viginia, USA, 1971) en una notable publicación sobre el proyecto.

Compartir noticia

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin